Defensa y protección de las direcciones de correo electrónico

¿Teme que se estén usando sus direcciones de correo sin su consentimiento?, ¿Sabe que puede ser que estén suplantando su identidad o que estén enviando spam con sus direcciones de correo y usted lo desconozca? ¿Sabe qué consecuencias negativas puede suponer estas prácticas ilegales para su negocio? Tenga en cuenta que puede estar circulando información de todo tipo por internet asociada a sus dominios de correo electrónico y usted no lo controla. Sin embargo, no todo es negativo. Sepa que hay métodos para verificar esto y evitar que usen sus direcciones de email para actos fraudulentos con métodos para la defensa y protección de las direcciones de correo electrónico.

  Defensa y protección de las direcciones de correo electrónico  

Uno de los elementos que hemos de cuidar en cuanto a seguridad es analizar la información tanto que enviamos como la que recibimos a través del correo electrónico. Hemos de ser conscientes que la seguridad de nuestros sistemas se puede ver comprometida en una muy alta probabilidad por la suplantación de identidad que otros pueden hacer de nuestras direcciones de correo electrónico. Para evitar eso, existen tres protocolos que bien configurados pueden ayudarnos a evitar esta suplantación y verificar que todos los correos que se envían con nuestros buzones y nuestros dominios son correctos.

Estos protocolos son SPF, DKIM y DMARC. Bien configurados y unidos a nuestros registros DNS de nuestro dominio de envío de correo, nos ayudarán a protegernos y que nuestros envíos sean verificados como correctos. En el caso de DKIM, además, se añade una firma digital en el encabezado del correo que nos identificará sin lugar a que haya dudas de nuestra identidad.

  Defensa y protección de las direcciones de correo electrónico  

Básicamente, evitan que los suplantadores de identidad envíen correos electrónicos en su nombre y usando su dominio. Para ello, usando estos protocolos, reforzamos y confirmamos que sólo nosotros podemos enviar correos electrónicos con nuestras direcciones de correo y con nuestro dominio.

El sistema verifica que nuestra dirección de correo es válida confirmándolo con nuestro servidor de envío. Al estar comprobada esta verificación, al remitente le llega ya el correo confirmado y no habrá motivos para que sea rechazado o marcado como correo no deseado.

Si tiene Office 365 y tiene dudas sobre el despliegue de estas medidas de seguridad, por favor, póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos a desplegarlo y asegurar que sólo usted puede enviar correos con su direcciones de correo y sus dominios.